thecheesecakefactory
Destinos Resto del mundo

Qué comer en Nueva York

Nueva York es la capital del mundo y no lo digo sin fundamentos. Caminar sus calles es encontrar comunidades de cualquier lugar del mundo, saborear comidas de la otra punta del planeta, escuchar idiomas distintos y darse cuenta que no hay algo de moda: todos llevan sus costumbres a cuestas, se visten y peinan según sus ideales.

La pluralidad y diversidad que hay me asombró. Si bien tiene el ajetreo de las grandes ciudades, la gente que camina casi roboticamente y las luces son encandilantes, también hay parques y plazas escondidos llenos de arboles, mesas y hasta cascadas.

Todo esto desemboca en una de las cosas que más disfruto a la hora de viajar: COMER. Lejos de lo que pensaba sobre alimentarme solo con hamburguesas, pizza y hotdogs, Nueva York me acercó a muchas comidas tradicionales de diferentes lugares del mundo, realizadas con amor por sus protagonistas que por las vueltas de la vida, terminaron en las calles de esta ciudad que no es de ningún lugar pero es de todos a la vez.

macandcheese
mac & cheese

¿Dónde comer?

  • En Queens, uno de los barrios con mayor diversidad cultural, hay cuadras de distintas nacionalidades. Nosotros fuimos a Bajeko Skuwa dispuestos a conocer la comida Bengalí. Pedimos un poco de cada cosa para probar y acompañamos con un te matcha. No fue de las comidas más económicas, puesto que al estar sentados además hay que sumarles los taxes y propinas, pero valió la pena. Si no les gusta mucho lo picante recuerden pedir sin. Nosotros probamos una sopa típica, arroz frito, un pollo, dumplings, noodles y un postre de queso dulce frito.
  • Joe’s pizza es un lugar típico de Nueva York. La famosa pizza de porciones gigantes en las que el queso chorrea. Suele haber poco espacio para sentarse pero pueden comer parados en las barras. La de peperoni es un gol de media cancha.
  • Shake Shack una de las mejores hamburgueserías. Son un poco pequeñas pero muy ricas! Es de las cadenas que más me gustan. También tiene ricos milkshakes.
  • No podíamos irnos sin pasar por The Cheesecake Factory. A mi no me terminó de convencer el plato de mini tacos que pedí pero novio se fue con la panza y el corazón rebosantes de felicidad con su hamburguesa doble. Para terminar nuestra última noche con un broche de oro, pedimos dos cheesecakes: el de Nutella y el tradicional de frutos rojos: una bomba.
  • Carlos Bakery fue otro lugar del que me fui con sentimientos un poco encontrados, elegí mal al no pedir un canoli. Probé un cupcake pero no terminó de convencerme. Sin embargo, me encantó poder estar en su pastelería.
  • Georgetown Cupcakes, lugar que conocía también por las series de cocina, me deslumbró. Probamos el de cheesecake caramel y es de otra galaxia. También el de doble chocolate, pero el primero le gana a todo.
  • Por recomendación llegamos hasta Levain Bakery en busca de sus famosas cookies y realmente no les puedo explicar lo que son. Se deshacen en la boca, son crocantes y suaves, una bomba de manteca y chocolate que le hace bien al alma.
  • Magnolia Bakery se hizo famosa por su aparición en Sex and the City, debo decir que no vi la serie ni la película pero que el banana pudding que recomienda su protagonista es digno de probar.
pizzaycupcakes

Quizás en la lista que puse arriba no se ven tantos países y culturas, pero es que ahí les comenté los restaurantes y en mi viaje tuve la suerte de que me cocinaran con amor e historia: Rita me invitó a comer comida china casera en su departamento, con arroz, pollo, ensaladas; y Molly me agasajó con un típico mac and cheese.

Lamentablemente siempre hay un momento MEH y ese me tocó en Stardust, el famoso restaurante en el que los camareros ofrecen shows. No por la comida sino porque no sabíamos (y tampoco nuestro mozo nos lo advirtió) que teníamos que consumir un valor mínimo por persona. Pedimos chocolates calientes y luego de traerlos nos dijo que estábamos obligados a ordenar más cosas del menú. Quisimos pedir unos pancakes pero nos lo negaron ya que solo los servían por la mañana. Era la tarde y no teníamos ganas de comer hamburguesas ni ensaladas por lo que nos tuvimos que retirar del lugar. Lo malo fue que no había carteles que anunciaran lo del monto mínimo, tampoco al recibirnos nos lo dijeron, únicamente nos lo mostraron en la carta en un tamaño minúsculo entre las opciones de comida. No sé quién diseño eso pero no es muy amigable para el comensal.

En fin, no dejen de probar lo que les llame la atención y aprovechen la gran variedad gastronómica que ofrece Nueva York.

Si te gustó, compartilo!

Si te gustó, compartilo!

Quizás te interese

2 Comments

  1. Muy buen artículo, lo vamos a tener en cuenta para cuando podamos volver a New York.
    Nosotros también conocimos Magnolia Bakery y, según nuestra experiencia, las mejores hamburguesas que comimos fueron las de Shake Shack. También fuimos a cenar unas ricas pastas a Carmine’s. Los platos son para compartir y el lugar es muy lindo, queda en Times Square.

    1. Que lindo que les haya gustado! Me guardo el dato de Carmine’s para la próxima visita a la gran manza!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *